viernes, 12 de mayo de 2017

EL CORPUS EN LAS FIESTAS MAYORES DE LA OROTAVA.



Fotografía del archivo de mi amigo desde la infancia en la calle El Calvario de La Villa de La Orotava; MANUEL FARIÑA HERNÁNDEZ.
Correspondiente a las fiestas mayores del año 1955. Calle Home actual Tomás Pérez.
Tomada desde la torre gemela del templo parroquial y Matriz de Nuestra Señora de la Concepción.

Quizás a algunos les parezca un tópico oír decir que la Octava del Corpus en La Villa de La Orotava es un espectáculo siempre nuevo, afán para el que le contempla sin interrupción años tras años. Pero no es tópico, ni exageración. Es que sucede lo mismo que con la contemplación del paisaje único de Las Cañadas del Teide. La primera visita apenas si nos inicia en el asombro abruma todavía el peso de la grandeza. Sólo en sucesivas y detenidas contemplaciones, va uno captando la armonía del conjunto y la perfección de los detalles. Y cuantas más veces se vuelve al espectáculo más se profundiza en la forma y en el fondo. En las técnicas de un arte original y en las motivaciones de ese arte efímero. En la combinación malabaristas de la geometría y el color y en el dogma a nivel de catecismo y de alta teología que se desarrolla en los tapices. Lección de arte y de piedad es la ruta de las alfombras en La Orotava del Corpus. Arte que se enriquece todos los años, que evoluciona con nuevas aportaciones. Piedad sencilla y profunda que no pide explicaciones de por qué ha nacido, permanece y crece. Porque es, diríamos con natural; ha pasado a ser masa de su sangre como una virtud heredada. Y una virtud imán de voluntades, atracción de múltiples esfuerzos; desde el que recoge, desmenuza y deshoja, hasta el que dibuja, el que pinta sembrando en el suelo, el que riega para que luego se pise y destroce, se rompa y se afee, con gozo y orgullo de los artistas devotos. Desde las vísperas jardineras de este gran día. Jardinera porque los jardines rinden su fruto poético de flores. Y el pueblo, en esa noche de Octava de Corpus Cristi, va deshojando los pétalos y clasificándolos en colores. Los artista dibujan sobre el telar de las calles su sorprendente, bella tapicería floral. Hay en el aire como un susurro de enjambre en una monumental colmena. Con las primeras horas de la mañana comienza el trabajo de este extraordinario obrador artesano. Aroma agridulce del brezo tostado, para conseguir diferentes matices; pétalos perfumados cubriendo el pavimento, haciéndose pavimento, trama y urdimbre de este telar de Penélope que, cada año, se extiende sobre las calles de la Villa de La Orotava, en esta ocasión abren sus puertas a todo el mundo: propios y extraños, pueden cruzar sus galerías y salones, a nadie se pide permiso para llegar hasta el balcón y contemplar la "alfombra" que se extiende a los pies de aquél. Este es un día en el que hay un pueblo en el mundo que regala su arte incomparable. Al atardecer, entre vuelos de palomas, repiques de campanas, cánticos eucarísticos y nubes de incienso, sale de la Parroquia de La Concepción su Divina Majestad, rodeada de luces y platas, espigas y pámpanos, en el Sol, rutilante de oros, del Ostensorio. Marcha, a través de las calles, pisando pétalos; las flores del Valle se han deshojado de amor, formando el más rico presente que pueblo alguno ofrenda al Dios del amor. La Orotava, corte del Mencey Bencomo, queda, después, sumida en su melancólico sueño de nobles y campesinos, entre frutos y terciopelos.
La historia de estos tapices florales se remonta al año 1.846, en el que tuvo la feliz idea una dama del distinguido y rancio solar de La Villa, doña Leonor del Castillo de Monteverde, quién hizo una alfombra de flores frente a su casa solariega, en la calle del Colegio. A doña María Teresa Monteverde y Betancourt correspondió hacer el diseño de aquella obra floral. Fue trazada sobre el pavimento, tarea ésta en la que colaboró también doña Pilar Monteverde y del Castillo. Sobre esta primera alfombra de flores pasaron las andas del Corpus en 1.847, iniciándose con ello lo que andando los años, vendría a ser la famosa fiesta de las alfombras, que tanto renombre internacional ha adquirido para La Orotava y, por extensión, para Tenerife. Con el transcurso del tiempo los dibujos se fueron perfeccionando, y ya en 1.849 figuraban, aparte las generales líneas ornamentales, dos palomas perfectamente logradas. Por el 1.851, esta Alfombra de la casa de Monteverde presentaba el simbolismo de las virtudes cardinales con la siguiente leyenda: "Creo, Amo, y espero". Ya se notaba una notable mejora de contrastes, lograda  con el sombreado a base de la menudo hoja del brezo sometida a diferentes grados de torrefacción, con lo que se obtenían tonos diversos; esta de ahora ya se hizo sobre brezo verde cortado en trozos pequeños. El año 1.853, un sirviente de la casa, apellidado, según se dice, Valladares, tuvo la idea de hacer a continuación de la alfombra y a lo largo de la calle unos círculos con flores de diversos colores, cuyo ejemplo fue seguido más adelante, dando así origen a los tapices llamados "corridos". Posteriormente a partir de 1.865 otras distinguidas familias siguieron el ejemplo, incrementándose tan piadosa y artística costumbre hasta alcanzar el auge e importancia que en la actualidad posee. De entre los primeros alfombritas, además de los miembros de la casa Monteverde, merece especial mención don Felipe Machado del Hoyo, cuyas alfombras de la Plaza del Ayuntamiento destacaban por la perfección de sus dibujos, su originalidad y limpieza de ejecución. Fue él quien, por vez primera en la citada plaza, confeccionó una alfombra con motivo de la visita de don Alfonso XIII en 1.906. Con ocasión de la boda del monarca, se desplazaron a Madrid varios alfombristas, quienes realizaron en la plaza de toros de la capital de la nación una monumental alfombra de 2.500 metros cuadrados. Sin embargo, la primorosa obra no alcanzó feliz término, pues un temporal de viento la destruyó cuando estaba caso concluida. Bastantes años después, Madrid volvió a ser escenario de esta singular manifestación artística. El desaparecido alfombrista don Pedro Hernández Méndez, llevó a cabo la confección de un gigantesco tapiz hecho a base de tierras de colores naturales extraído del Teide. Esto se efectuó con ocasión de la Feria del Campo madrileña.

BRUNO JUAN ALVAREZ ABREU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario