domingo, 6 de agosto de 2017

LA ORIGINAL “SIDRONA” (I)



Carretera de las Cañadas (del Pinito), a su paso por el célebre Barrio orotavense de “La Sidrona”, todo una naturalidad, que hoy es una fiereza.
Arboles, casitas, mansiones, salones agrícolas, platanera y demás conforma este maravilloso paraje. Arboles morales, que nuestras pandillas infantiles cogíamos las moras en los veranos.  Jugábamos al fútbol en el centro de la carretera, y en la oscuridad nocturna, se oían las ranas de la charca de los “Arencibia”, y el cante de los gallos en el amanecer cotidiano.
Por la derecha el muro de piedra, que cubría un gran platanal. En la izquierda dos casitas de estilo colonial diseñada por don Mariano Estanga, propiedad del matrimonio; don Fernando Hernández Pérez y doña Mercedes de la Puente. La segunda aún se conserva. En la primera vivió el célebre pintor don  Maximino Escobar, posterior don Calor Saro y su esposa doña Eladia Calamita y finalmente la adquirió en propiedad don Pedro Pérez Betancort. En la segunda vivieron; Don Manuel Fariña Hernández y su esposa doña Manuela Hernández, Mis padres; Juan Álvarez Díaz y María del Carmen Abréu González (nacieron en ella, mis hermanas Carmilla y Fina), el musicólogo vallisoletano, director titular de la Banda de Música Municipal de La Orotava don Tomás Calamita Manteca (falleció en ella, año 1943 – miércoles Santo), doña Victoria Álvarez, actualmente oficinas de Aguas.
Los salones que continúan las casitas; en principio fueron construido para empaquetado de plátanos, posteriormente el primero alberga  garajes de las guaguas del señor Marrero, posterior almacenes de don Jesús “Franco”, finalmente “Los Molinas”, en los dos siguientes se montaron talleres de automóviles, primero y posterior de herrerías. En el tercer salón,  don Sebastián Fernández Jiménez montó el primer molino de gofio que trabajó con gasoil en la Villa. A continuación Mansión de don Francisco Dorta y Jacinto del Castillo (se conserva en la actualidad). En la parte trasera, observamos los chalets; de don Miguel Acosta y doña Julia Ascanio y Monteverde. Don Emilio Luque Moreno y doña Aida Hernández y González de Chaves (se conserva en la actualidad).
El amigo y compañero de docencia de la Villa de La Orotava; JUAN MARTÍNEZ SÁNCHEZ, en su libro; “LA OROTAVA, SUS CALLES, SU HISTORIA”, concretamente en la página 88 nos habla de este histórico lugar de la Villa de La Orotava que conocemos por “La Sidrona”: “…La familia Cidrón fue propietaria de terrenos, en la zona que lleva el nombre de "Sidrona", hasta el año 1868 en el que los herederos de D. Ángel Alayón Cidrón vendieron las propiedades a D. Juan Fernández Veraut. La casa-finca que hoy ocupa el n° 28 perteneció a una vinculación fundada por D. Ignacio Hernández del Álamo. En 1902 fue adquirida por doña Peregrina Palenzuela, ascendiente de los actuales dueños, familia Del Castillo.
El antiguo camino de La Sidrona se comunicaba con el Llano de San Sebastián y calle Calvario por una estrecha senda junto a la cual circulaba un canal de agua. Era el camino de "El Tejar". El año 1964 se procedió al primer ensanche del mismo y unos diez años después ya estaba convertido en calle con varias edificaciones de las actuales. Una de las casas más antiguas que se conserva de la calle Obispo Benítez de Lugo es la n° 50 que fue construida en los años veinte del siglo XX. La gasolinera de CEPSA, popularmente conocida como "La Disa", junto a la plaza de La Paz, se inauguró el 8 de junio de 1961, día en el que se vendieron 1.163 litros de combustible. La estación de la Shell, en el otro extremo de la calle, inició sus servicios el año 1972, tras casi una década de pleito por la instalación de la misma. Fue por el año1953 cuando se inició en La Orotava el servicio de Butano, con dos distribuidores que se unieron en 1956. Al entrar en funcionamiento la DISA, absorbió dicho servicio…”

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario